El problema de la desinformación - Por Julio Villamil

El problema de la desinformación - Por Julio Villamil

Con esta pandemia que vivimos, la virtualidad está más presente que nunca. Antes su presencia era muy notoria, pero ahora se volvió más indispensable. En muchos sentidos brinda mayores comodidades. Podemos trabajar desde casa con la ropa que queramos. No tenemos que recorrer grandes distancias para llegar al trabajo. Contamos con todas las comodidades de nuestro hogar.

Sin embargo, también tiene aspectos negativos. Dificulta la separación entre el espacio y tiempo para el trabajo y el espacio y tiempo para el hogar. La comunicación no es 100% efectiva. Aún si no hay problemas con el internet, el audio o la imagen, no se puede concretar una interlocución completa. Nada reemplaza el estar cara a cara. Además, el teletrabajo o teleestudio aumenta los niveles de estrés.

Pero no te voy a hablar de eso en este momento. Como persona que trabaja en los medios considero necesario poner sobre la mesa el tema de la desinformación. Hace tiempo que la mayoría de las personas tenemos acceso a grandes caudales de información, ya sea por redes sociales, blogs o navegando en internet, aunque ese no es el problema. Lo problemático se produce cuando no verificamos esas noticias que encontramos en internet y las viralizamos. A veces son noticias inocentes, pero en otras ocasiones generan reacciones fuertes. Lo más preocupante es la velocidad y globalidad con la que se puede expandir esa información. Sólo apretando un botón intensificamos la gravedad de las reacciones.

La mayoría de las personas que navegan por internet no tiene conocimientos sobre cómo tratar información noticiable. Y eso los convierte en blancos perfectos para quienes plantan información falsa y quieren generar desinformación o reacciones masivas. Muchas veces esas reacciones terminan en revueltas con muchos heridos o víctimas letales. Por eso debemos prestarle atención a este problema.

A través de los medios podemos enseñar a la gente cómo tratar con esta información para evitar problemas graves. Pero no debe quedar ahí. El gobierno también debería desarrollar campañas orientadas al manejo de la información para personas ajenas a los medios. Incluso desde las escuelas se le puede enseñar esto a los niños.

Aunque creo que lo más importante es que cada individuo tome conciencia del poder que tiene con sólo apretar un botón. Que si le dicen que tenga cuidado con la información que difunde, escuche. Estoy seguro que tenés un familiar que una y mil veces envía una noticia y a los minutos avisa que es falsa. Probablemente le dijiste que tenga cuidado con lo que difunde, porque las consecuencias pueden ser enormes. Que si difunde algo trate de que sea de alguna fuente oficial. Pero, a pesar de todas esas advertencias, continúa haciéndolo. A esa persona no le alcanza con aprender a manejar la información. Si no quiere escuchar se convierte en un foco de desinformación.

Vos que estás leyendo esto, tené cuidado con la información que difundís. No creo que tengas la intención de generar graves reacciones. Al contrario, me parece que tratas de informar. Pero, si no tomas las precauciones necesarias generás desinformación. Toma conciencia de lo que estás haciendo, sé responsable con la información.

 

Por: Julio Villamil